Una revista que habla de Rivas en un momento histórico

Una revista que habla de Rivas en un momento histórico

Puedes leer aquí el ‘Rivas al Día’ de abril.

En un hecho insólito, y ante el momento extraordinario que estamos viviendo, el número de abril de la revista municipal ‘Rivas al Día’ no llegará a los buzones de los hogares de la localidad. Será en los establecimientos de la ciudad abiertos al público, y a partir del martes 21 de este mes, donde las vecinas y vecinos puedan hacerse con un ejemplar de la publicación que edita el Ayuntamiento. 

Como está sucediendo con otros servicios, la actual situación de excepcionalidad ha afectado también al normal desarrollo de la redacción, impresión y reparto de la revista. Con todo, se ha hecho lo posible para que, aun con unos días de retraso (lo habitual es buzonearla a principios de cada mes), la gente pueda disfrutar con cierta normalidad de su lectura.

La actualidad por la COVID-19 centra la atención informativa de este número. Se incluyen reportajes y entrevistas con especialistas y se da cuenta de las iniciativas adoptadas tanto por el Consistorio, desde el inicio de la crisis, como por la ciudadanía que, en algunos casos y de manera voluntaria, se ha autoorganizado tejiendo unas potentes redes de solidaridad. Porque la solidaridad vecinal es una de las señas de identidad sobre las que se creó y levantó Rivas, tal como vuelve a evidenciar la coyuntura actual.

No faltan, además, piezas que hablan de las gentes de Rivas en este momento histórico: cómo encaran los deportistas locales el confinamiento en sus casas; Belén de Nicolás, cuarta mejor nota de España en el examen MIR; Matilde García, la primera farmacéutica de la localidad; Esperanza Negueroles, fundadora de la asociación ripense Por la senda violeta; cómo pasan la cuarentena las familias de las ampas; propuestas de los órganos de participación infantil y juvenil… También se incluyen entrevistas con artistas de relevancia nacional cuyos conciertos en la ciudad se han tenido que cancelar (Pedro Guerra, por cierto, vecino ripense; Amparo Sánchez o Ciudad Jara).

Se trata, en definitiva, de un contenido inspirado en el principio que guía a esta publicación municipal: entender la información como un servicio público. Eso sí, ante las circunstancias actuales, se ha reducido considerablemente la tirada: pasando de los 31.000 ejemplares habituales a los 15.000 de ahora (Rivas cuenta con 93.000 habitantes y 30.000 viviendas aproximadamente).

EL ESTADO DE ALARMA

Si este mes de abril no se ha podido entregar en todos los domicilios es porque el estado de alarma afecta de forma directa al desempeño de las empresas de distribución. Es por ello que, antes de no seguir adelante, se ha decidido que al menos se pueda recoger en los establecimientos que siguen prestando servicio.

En estos días es hasta lógico un cierto reparo a la hora de recoger cualquier producto ajeno para llevarlo a casa. Por eso queremos explicar a la ciudadanía la manera en la que esta revista ha sido elaborada y repartida, garantizando siempre la seguridad de los trabajadores y trabajadoras así como la protección de quien la coge.

Las personas que elaboran esta revista se encuentran en situación de teletrabajo desde antes incluso de que se decretase el estado de alarma. Más allá del diseño, maquetación y elaboración de las piezas, nadie ha entrado en contacto físico con la revista que la gente podrá leer en casa.

Respecto a la empresa que realiza la impresión, sigue desempeñando sus tareas al considerarse un servicio esencial. Ha extremado el orden y la limpieza con soluciones hidroalcohólicas en el centro de trabajo, sobre todo en las superficies con alto riesgo de favorecer transmisiones. Todos los trabajadores y trabajadoras utilizan los equipos de protección individual (EPIs) que la propia empresa les ha facilitado y mantienen la obligada distancia de seguridad.

Asimismo, ha incorporado dos turnos rotativos de trabajo para que las personas empleadas no entren en contacto unas con otras durante los cambios de turno. Una vez impresa, los ejemplares han sido trasladados en una furgoneta con solo una persona al volante y entregados en el edificio de Alcaldía del Ayuntamiento. Ya allí, personal de la Concejalía de Mantenimiento de la Ciudad, que cumple de manera exquisita las recomendaciones y obligaciones impuestas por el estado de alarma, ha realizado su reparto por los diferentes locales abiertos del municipio (supermercados, tiendas de alimentación, quioscos y farmacias).